Camboya es un país ubicado al sur de la península Indochina, en el Sudeste Asiático y comparte fronteras con Tailandia por el noroeste, con Laos por el noreste y con Vietnam por el este, mientras que hacia el suroeste tienen costas bañadas por el golfo de Tailandia.

La Camboya contemporánea es la legítima sucesora del poderoso Imperio jemer, que durante la época de Angkor dominó gran parte de lo que ahora es Laos, Tailandia y Vietnam. Las reminiscencias de este imperio pueden verse en los legendarios templos de Angkor, monumentos sin igual en el sureste asiático en cuanto a escala y grandiosidad. La primera visión que tiene el viajero de Angkor Wat, la máxima expresión del tesoro jemer, es asombrosa y solo comparable con unos cuantos lugares selectos de la tierra, como Petra o el Machu Picchu.

Camboya es más que sus templos. Phnom Penh, la carismática capital, es un núcleo de intriga política, vitalidad económica y debate intelectual. Generalmente pasada por alto por los visitantes, a quienes solo suele interesarles Angkor, la revitalizada ciudad por fin está recibiendo los honores que merece, tanto por su magnífica ubicación junto al río, como por su resurgimiento cultural y su panorama gastronómico, que rivaliza con lo mejor del país.