Es un Estado soberano situado en Asia Oriental. Es el país más poblado del mundo, con más de mil trescientos millones de habitantes. La República Popular China es un Estado unipartidista gobernado por el Partido Comunista y tiene la sede de su gobierno en la capital, Pekín. Está dividida en veintidós provincias, cinco regiones autónomas, cuatro municipios bajo jurisdicción central —Pekín, Tianjín, Shanghái y Chongqing— y dos regiones administrativas especiales —Hong Kong y Macao—. Asimismo, China reclama la que considera provincia de Taiwán, que es controlada por la República de China con un estatus político de la isla controvertido.

La cultura milenaria de China es una de sus mayores virtudes turísticas. No obstante, para el turista occidental la cultura ancestral china es tan deslumbrante como la cotidianidad actual del país. Por eso resulta difícil abarcar todo en un viaje ya que prácticamente todo resulta interesante. 

China se destaca por numerosos grupos étnicos con costumbres y culturas bien peculiares y diferentes, tales como la feria de Nadam de los mongoles, la fiesta Xuedun de los tibetanos, la fiesta de concesión de oro de los manchúes, la fiesta de Rey buey de la nacionalidad Puyi, la fiesta de rociada de agua de la nacionalidad Dai, etc., que son todas muy atractivas. La gran riqueza de productos autóctonos y la alta arte culinaria aportan abundantes recursos para elaborar alimentos exiquisitos peculiares, ofreciendo a los turistas una buena oportunidad para probar delicias y adquirir regalos.

En los últimos años, la infraestructura turística de China ha tenido un veloz desarrollo. Sus hoteles de categoría y agencias de viajes prestan satisfactorio y eficiente servicio a los turistas. Entre ciudades y provincias se ha establecido una red de comunicación tridimensional integrada por carreteras, ferrocarriles y aviación. Todas las ciudades grandes tienen abiertas rutas turísticas con destino a puntos de interés periféricos de modo que los turistas nacionales y extranjeros pueden gozar de las comodidades y facilidades turísticas creadas con la modernización.

En su enorme territorio abundan ríos y montes, recursos naturales y paisajes hermosos, y hay incontable número de sitios pintorescos y de valor histórico que muchos han sido declarados de patrimonio mundial.