Chile es un país de América, ubicado en el extremo sudoeste de América del Sur. Se describe normalmente constituido por tres zonas. La primera de ellas, conocida como Chile continental, comprende una larga y estrecha franja de tierra en la costa occidental del Cono Sur desde la ribera sudoriental del océano Pacífico hasta la cordillera de los Andes, limita con Perú al norte, Bolivia al noreste, Argentina al este. La segunda, denominada Chile insular, corresponde a un conjunto de islas de origen volcánico en el océano Pacífico Sur: el archipiélago de Juan Fernández y las islas Desventuradas, pertenecientes a Sudamérica, la isla Salas y Gómez y la isla de Pascua, geográficamente ubicadas en la Polinesia. La tercera, llamada Territorio Chileno Antártico, sobre la cual Chile reclama soberanía, prolongando su límite meridional hasta el Polo Sur.

Desde mediados de los años 1990, el turismo se ha convertido en uno de los principales recursos económicos de Chile, especialmente en las zonas más extremas del país.

Los principales atractivos turísticos chilenos corresponden a lugares de paisajes naturales en las zonas extremas del país. En el extremo norte, se encuentran el conjunto formado por el lago Chungará y el volcán Parinacota, San Pedro de Atacama, las lagunas altiplánicas, el Valle de la Luna y el campo de géiseres de El Tatio, el mayor del hemisferio sur y el tercero del planeta.

En el extremo sur se encuentran el parque nacional Vicente Pérez Rosales, el archipiélago de Chiloé, la Patagonia, la laguna San Rafael y sus glaciares, y el parque nacional Torres del Paine. A lo largo de los Andes, existen dieciocho centros de esquí de calidad internacional, como Portillo, el más antiguo centro de esquí de América del Sur.