Bután, es un país del sur de Asia ubicado en la cordillera del Himalaya y sin salida al mar. Limita al norte con la República Popular China y al sur con la India. Se trata de una nación regida por una monarquía constitucional cuyos órganos y sedes de gobierno se hayan en la capital, Timbu. Con una superficie de unos 40 000 km² y una población inferior a los 800 000 habitantes, Bután es uno de las países más pequeños y con menos población del planeta. Su territorio está dividido en diez provincias.

Bután está emergiendo de siglos de aislamiento auto impuesto. Abrió por primera vez a los turistas en 1974 en forma muy regulada en  la coronación del rey de Bután, el reino de la montaña sigue siendo para los  turistas uno de los lugares más exclusivos del mundo.  La política con visión de futuro del Gobierno Real es preservar el medio ambiente,  su cultura,  y los efectos nocivos de la industrialización y el turismo de masas en el medio ambiente, todo esto en el estilo de vida tradicional de Bután han sido cuidadosamente evitados. Esto hace de Bután un destino único. Un país virgen, con montañas majestuosas, un patrimonio cultural único, conservado durante muchos siglos, un estilo arquitectónico como ningún otro, un vertido de gente cálida y de amable corazón, revela un verdadero paraíso perdido en la era del presente siglo, Bután transmite una profunda calma y paz interna.. 
Es un país profundamente espiritual, principalmente del budismo Mahayana, donde les veremos con sus ruedas de oraciones en cualquier lugar. Encontraremos muchos templos y monasterios budistas en todo el país, así como monjes en cualquier rincón.